Cuatro jóvenes emprendedores cuyos proyectos son de impacto social

Los jóvenes emprendedores alzan su voz con proyectos cuyo impacto social se ha evidenciado, por ejemplo, en la reducción del uso de plástico en el medio ambiente.

En el mundo del emprendimiento, los jóvenes alzan su voz con proyectos cuyo impacto social se ha evidenciado, por ejemplo, en la reducción del uso de plástico en el medio ambiente. Este es el caso de Ayru, un emprendimiento a través del cual se elaboran sorbetes 100% orgánicos a partir de plantas que crecen en la sierra peruana.

“Después de un testeo, se llegó a una planta inutilizada que era considerada mala hierba. Al final de cada cierre de cosecha, la queman porque no le encuentran ningún uso”, explica Anyela Gómez, de 23 años y cofundadora de la iniciativa. A la par de esta preocupación por el medio ambiente, resalta que junto a su grupo observaron que en la zona geográfica donde crecía la planta, las personas se encontraban en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

“Lo que hizo Ayru fue enseñar y capacitar a los agricultores desde la recolección hasta la transformación en sorbetes naturales, de tal manera que no solo ganan como proveedores, sino también por el trabajo”, subraya. En muchos casos, el acceso a información para capacitarse es limitado. No solo por no contar con los equipos adecuados, sino también por lo que implica lograr un reto mayor: la conectividad. Para atender esta problemática, Uaiki buscó crear una solución que pudiera reemplazar a Internet. Karim Rifai, de 28 años y su fundador, comenta enfático su compromiso con la ruptura de la brecha digital.

“Nuestra solución, que es el sistema U-cloud Net, involucra la solución a la conectividad. No importa dónde se esté; generamos grandes nubes digitales para que puedan acceder miles de usuarios en simultáneo a la era digital. Dentro de esta nube, ofrecemos los aplicativos necesarios para poder tener las experiencias educativas y culturales que la población necesita”, explica.

Asimismo, otro de los puntos que destaca el emprendedor es la organización de estos contenidos. “Las categorías son educación, salud, nutrición, ciencias, programación, deportes, arte, desarrollo sostenible y carreras técnicas como ganadería y agricultura”, especifica.

En el mismo sector, el tecnológico, Renzo Roca, de 29 años, inició su emprendimiento Levo Consulting, que trabaja con la consultoría en inteligencia de negocios y la instrucción de cursos sobre nuevas tecnologías.

“Antes, las empresas se quejaban, pues no había de dónde tomar datos. Hoy en día, hasta las más pequeñas tienen redes sociales. Ya tenemos muchas fuentes de información y los datos empiezan a descentralizarse. Es ahí donde nosotros vemos la oportunidad”, afirma.

“Tomar decisiones basadas en datos te da una probabilidad mucho más alta que una intuición”, añade.

Como parte de la demanda por mayor información, inauguraron Levo Learning Center, un centro educativo que, dada la coyuntura, brinda cursos semanales sobre distintas herramientas tecnológicas para analítica de negocios.

El acercamiento, así como sucedió anteriormente, fue una de las premisas de Ana Paula Albín, de 27 años y directora general de Proa, una plataforma que conecta a personas que desean realizar voluntariado con organizaciones solidarias. Además de ello, se encarga de validar a las instituciones con las cuales trabaja.

En el camino hacia la construcción de la plataforma, indica que su equipo aprendió sobre procesos de innovación y la construcción en colaboración. “Algo muy bonito que tiene el ecosistema social es que las organizaciones, apenas escuchaban de nosotros, nos recomendaban”, señala.

Pese a que visualizan con optimismo el futuro, Albín advierte que aún faltan aclarar algunas ideas. “Mucha gente tiene prejuicios, de que el voluntariado es gratuito. Realmente, va más allá porque te cambia la perspectiva de vida y te hace crecer”, observa. “Nos estamos dando cuenta de cuánto aporte puede tener el voluntariado en la vida cotidiana”, anota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba